Astronomía

Gravedad inusual de la luna

Gravedad inusual de la luna


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Sabemos que la gravedad de la Luna es aproximadamente una sexta parte de la de la Tierra. Luego, recientemente leí que la masa de la Luna es aproximadamente una octava parte de la masa de la Tierra. Dado que la gravedad depende de la masa de los 2 objetos, ¿no debería la gravedad de la Luna ser una octava parte de la gravedad de la Tierra? ¿Es la Luna extra densa?


Como dijiste, la masa de la Luna es el 1,2 por ciento de la de la Tierra. Ahora, si te refieres a la aceleración gravitacional en la superficie, se calcula así $ G frac {M} {R ^ 2} $, dónde $ M $ es la masa, y $ R $ es el radio del cuerpo celeste. La masa de la luna es cien veces más pequeña, pero el radio es cuatro veces más pequeño, lo que significa que su gravedad superficial será $ 100/16 aprox.6 $ veces más pequeño. Teniendo en cuenta que el factor es la masa sobre el radio a la potencia de dos aquí, la densidad por sí sola no ayuda a determinar la relación de aceleraciones superficiales.
En una nota al margen, la densidad de la luna es alrededor del 60 por ciento de la de la Tierra.


Podríamos tener una nueva mini-luna pronto

Una captura de pantalla de la órbita inusual proyectada del objeto 2020 SO. Crédito: Simulador de órbita.

¿Es una miniluna de un nuevo asteroide o una miniluna hecha por humanos? Esa es la pregunta sobre un pequeño objeto que se acerca a la Tierra, llamado 2020 SO. La base de datos de cuerpos pequeños de la NASA predice que el objeto será capturado por la gravedad de la Tierra en octubre de 2020 y quedará temporalmente atrapado en órbita.

Pero algunas características inusuales de 2020 SO sugieren que podría no ser un asteroide pequeño, como las dos minilunas temporales conocidas anteriormente que han orbitado brevemente nuestro planeta. En cambio, este nuevo objeto podría ser, de hecho, un objeto antiguo de la Tierra, un antiguo cohete de segunda etapa de la misión de aterrizaje lunar Surveyor 2, lanzada en 1966.

Las minilunas o TCO (objetos capturados temporalmente) probablemente han ocurrido más a lo largo de la historia de lo que sabemos, pero solo se han confirmado dos: 2006 RH120, que estuvo en órbita terrestre entre 2006 y 2007, y la descubierta a principios de este año. , 2020 CD3, en órbita terrestre de 2018 a 2020. Esos objetos eran definitivamente pequeñas rocas espaciales.

Pero los modelos de trayectoria de 2020 SO muestran que tiene una órbita muy similar a la de la Tierra y se acerca a una velocidad muy baja, aproximadamente 1.880 millas por hora (3.025 km / h) o 0,84 km por segundo (.5 mi / seg). Esa es una velocidad extremadamente lenta para un asteroide, incluso un trozo de roca que podría haber sido expulsado de la Luna. Además, el tamaño de 2020 SO se estima en entre 20 y 45 pies (6 a 14 metros), definitivamente comparable a la etapa Centaur-D que fue parte de la misión Surveyor 2, que se mide aproximadamente a 41 pies o 12 metros. .

Se sospecha que el asteroide # 2020SO es el cohete propulsor centauro Surveyor 2, lanzado el 20 de septiembre de 1966. La órbita similar a la de la Tierra y la baja velocidad relativa sugieren un posible objeto creado por el hombre.

- Kevin Heider (@kpheider) 21 de septiembre de 2020

Los cálculos de la trayectoria muestran que el objeto orbita alrededor del Sol cada 1,06 años (387 días). La Tierra debería capturarlo temporalmente desde octubre de 2020 hasta aproximadamente mayo de 2021.

El astrónomo aficionado Kevin Heider dijo en Twitter que alrededor del momento de mayor aproximación el 1 de diciembre de 2020, el SO de 2020 solo se iluminará a una magnitud aparente de 14,1 y requeriría un telescopio con una lente de objetivo de aproximadamente 150 mm (6 ″) para ver visualmente.

Los astrónomos del telescopio Pan-STARRS1 en Hawái detectaron por primera vez el SO 2020 el 17 de septiembre de 2020. Lo designaron como asteroide y lo agregaron como un asteroide Apolo en la base de datos de cuerpos pequeños del JPL. Los asteroides Apolo son una clase de asteroides cuyos caminos cruzan la órbita de la Tierra y, a menudo, tienen encuentros cercanos a la Tierra.

El asteroide 2020 SO puede ser capturado por la Tierra desde octubre de 2020 hasta mayo de 2021. La trayectoria nominal actual muestra la captura a través de L2 y el escape a través de L1. Camino sumamente caótico, así que prepárate para muchas revisiones a medida que vayan llegando nuevas observaciones. @Renerpho @ nrco0e https://t.co/h4JaG2rHEd pic.twitter.com/RfUaeLtEWq

- Tony Dunn (@ tony873004) 20 de septiembre de 2020

En un grupo de mensajes para astrónomos, se observó que Paul Chodas, gerente del Centro de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA en el Laboratorio de Propulsión a Chorro, sugirió que el objeto podría ser el cohete propulsor del Surveyor 2. Otro mensaje indicó que las observaciones muestran que parece estar cayendo caóticamente.

El Surveyor 2 se lanzó a la Luna el 20 de septiembre de 1966. Se suponía que aterrizaría en la Luna para realizar un reconocimiento de la misión humana Apolo a la Luna, pero una corrección a mitad de camino falló cuando un propulsor no se encendió, y la NASA finalmente perdió contacto con la nave espacial. La falla hizo que la nave espacial se saliera de control y terminó estrellándose en la Luna, cerca del cráter Copérnico.

Los astrónomos estarán observando cómo este objeto es capturado por la gravedad de la Tierra y esperan decir definitivamente qué es 2020 SO en realidad.


Diga adiós a la Tierra y la mini luna # 8217 el 1 y 2 de febrero

Los astrónomos notaron por primera vez el objeto ahora conocido como 2020 SO en septiembre pasado. Los modelos de órbita mostraron rápidamente que tanto la baja velocidad como la trayectoria del objeto que se aproximaba eran raro. Los modelos mostraron que la Tierra capturaría este objeto & # 8211 temporalmente & # 8211 como una nueva mini-luna. Y eso es lo que pasó. 2020 SO ha estado orbitando la Tierra desde el 8 de noviembre. Tras un análisis más detallado de su movimiento & # 8211 y una aproximación muy cercana del objeto (solo 30.000 millas, 50.000 km o 0,13 distancias lunares) el 1 de diciembre & # 8211, la NASA pudo confirman que el objeto es una reliquia de la era espacial temprana, un cohete propulsor de la etapa superior Centauro, una vez llamado América & # 8217s caballo de batalla en el espacio. Ahora 2020 SO está a punto de hacer una aproximación más cercana a la Tierra el 2 de febrero de 2021. Esta vez pasará más lejos, pero aún dentro de 0.58 distancias lunares (140,000 millas, o 220,000 km). Posteriormente, en marzo de 2021, la gravedad de la Tierra abandonará su control sobre el objeto.

Ya no será una mini luna para la Tierra. En cambio, estará orbitando alrededor del sol.

Tiene la oportunidad de ver 2020 SO en línea. El Proyecto del Telescopio Virtual en Roma mostrará el objeto en línea la noche del 1 de febrero. El astrónomo italiano Gianluca Masi escribió:

Lo diremos adiós, en vivo: ¡únete a nosotros desde la comodidad de tu hogar!

La transmisión en vivo está programada para la noche del 1 de febrero de 2021, a partir de las 22:00 UTC (es decir, el 1 de febrero a las 4 p.m. Centro, 5 p.m. Este, 2 p.m. Pacífico en América del Norte traduce UTC a su hora). Fue entonces cuando, dijo Gianluca, 2020 SO estará en su mejor momento por encima del telescopio virtual y los telescopios robóticos # 8217 en el centro de Italia. Vea el póster a continuación para obtener más detalles y leer más sobre este evento a través del Telescopio Virtual.

Póster del evento en línea del 1 de febrero de 2021, a través del telescopio virtual.

Los astrónomos avistaron el objeto por primera vez el 17 de septiembre utilizando el telescopio Pan-STARRS1 de 71 pulgadas (1,8 metros) en Haleakala, Hawái. Le dieron su designación & # 8211 2020 SO & # 8211 y lo agregaron como un asteroide tipo Apolo en la base de datos de cuerpos pequeños del JPL.

Sin embargo, se vio rápidamente que 2020 SO tenía algunas características que lo distinguen de los asteroides comunes. Según los cálculos de la NASA / JPL, el objeto aceleró más allá de la Tierra y la luna a una velocidad de 1.880 millas por hora (3.025 km / h) o 0,84 km por segundo (.5 mi / seg). Esa es una velocidad extremadamente lenta para un asteroide.

Estos cálculos también muestran el aparente & # 8220steroide lento & # 8221 orbitando el sol cada 1,06 años (387 días). La baja velocidad relativa, junto con la órbita similar a la de la Tierra, sugieren que es un objeto artificial lanzado desde nuestro planeta. Las imágenes de radar mostraron que 2020 SO tenía una forma alargada estimada en entre 20 y 45 pies (6 a 14 metros), una coincidencia para las dimensiones de un Atlas LV-3C Centaur-D (aproximadamente 41 pies o 12 metros).

La confirmación de que SO 2020 era de hecho un cohete propulsor de objetos perdidos y encontrados provino de los datos recopilados en la Instalación del Telescopio Infrarrojo de la NASA en Maunakea, Hawái, y de los análisis de órbita realizados en el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) de la NASA & # 8217s Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, California. Este cohete en particular lanzó la desafortunada nave espacial Surveyor 2 hacia la luna en 1966.

Paul Chodas, gerente de NASA & # 8217s Near Earth Object center en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena, California, sugirió por primera vez que el objeto podría ser el cohete propulsor perdido del Surveyor 2 & # 8217. Surveyor 2 fue una nave espacial robótica que fue lanzada a la luna el 20 de septiembre de 1966. Estaba destinado a ser el segundo módulo de aterrizaje lunar en el programa American Surveyor sin tripulación para explorar la luna. La nave espacial estalló en el espacio encima de un cohete Atlas LV-3C Centaur-D desde Cabo Kennedy, Florida.

Una falla en la corrección a mitad de camino hizo que los controladores de tierra perdieran contacto con la nave tres días después, después de que un propulsor no se encendiera. La falla provocó que la nave espacial cayera y finalmente se estrellara cerca de la luna y el cráter Copérnico # 8217.

A diferencia de algunos propulsores de cohetes actuales (que regresan a la Tierra y aterrizan en barcos en el mar), el propulsor de cohetes Surveyor 2 & # 8217s permanece en el espacio y se perdió. Parece haber sido empujado de su trayectoria original por una pequeña pero continua presión de la luz solar.

Resulta que el difunto propulsor & # 8211 ahora conocido como 2020 SO & # 8211 había pasado inadvertido a la Tierra varias veces en el pasado, incluido un acercamiento cercano en 1966, poco después de su lanzamiento.

Esta fotografía de 1964 muestra un cohete Centaur en la etapa superior antes de ser acoplado a un propulsor Atlas. Un Centauro similar se usó durante el lanzamiento de Surveyor 2 dos años después y actualmente se conoce como 2020 SO & # 8230, una nueva mini-luna temporal para la Tierra. Imagen vía NASA / JPL-Caltech. Lanzamiento de Atlas LV-3C Centaur-D el 30 de junio de 1964. Imagen vía AstroNautix. Un modelo del desafortunado módulo de aterrizaje Surveyor 2, que se estrelló en la luna en 1966. Imagen vía NASA / JPL-Caltech.

¿Cómo pudimos haber perdido un cohete completo de 41 pies de largo? La arqueóloga espacial Alice Gorman de la Universidad de Flinders en Australia dijo a ScienceAlert que & # 8211 antes de nuestra era moderna de cohetes reutilizables & # 8211, los cohetes que lanzaban naves al espacio eran sorprendentemente fáciles de perder. Ella dijo:

Hay tantos factores en el entorno espacial, como los factores gravitacionales y otras cosas que afectan el movimiento, que a veces puede ser bastante impredecible.

Tienes que seguir rastreando estas cosas, o simplemente puedes perderlas de vista con mucha facilidad. Y si hacen algo un poco impredecible y usted mira hacia el lado equivocado, entonces no sabe dónde se ha ido. Es bastante asombroso la cantidad de cosas que se han perdido.

La NASA explicó que la presión del sol y la radiación # 8217 hicieron que el objeto cambiara su trayectoria:

La presión que ejerce la luz solar es pequeña pero continua, y tiene un efecto mayor en un objeto hueco que en uno sólido. Un cohete gastado es esencialmente un tubo vacío y, por lo tanto, es un objeto de baja densidad con una gran superficie. Por lo tanto, será empujado por la presión de la radiación solar más que un macizo de roca sólida de alta densidad, al igual que una lata de refresco vacía será empujada por el viento más que una piedra pequeña.

Esta no es la primera vez que la Tierra captura una miniluna.

Como ya te habrás dado cuenta, el espacio está repleto de pequeños asteroides. De vez en cuando, una de estas rocas espaciales es capturada, temporalmente, por la gravedad de nuestro planeta, antes de ser arrojada de nuevo al sistema solar en general. Dos minilunas confirmadas son 2006 RH120 (en órbita terrestre entre 2006 y 2007) y 2020 CD3 (en nuestra órbita entre 2018 y 2020).

Tampoco es la primera vez que confundimos basura espacial con un asteroide.

Otro objeto pequeño que inicialmente se pensó que era un asteroide fue el WT1190F, detectado en octubre de 2015 al acercarse a la Tierra. Su trayectoria sugirió que estaba a punto de penetrar la atmósfera de la Tierra cerca de Sri Lanka, en el Océano Índico, un evento que ocurre con los asteroides ordinarios varias veces al año.

Cuando WT1190F se desintegraba en nuestra atmósfera el 13 de noviembre de 2015, los científicos analizaron su luz mediante espectroscopía.

Este análisis sugirió que el objeto podría ser un componente de una nave espacial o parte de un cohete gastado, otra pieza errante de basura espacial que regresa a casa.

En el caso de 2020 SO, su regreso a casa ganó & # 8217t duró mucho. Después de marzo, el cuerpo del cohete gastado estará en camino nuevamente, de regreso a una órbita solar más grande. ¿Quién sabe cuánto tiempo lo seguiremos esta vez?

2020 SO no es el primer objeto que se cree que es un asteroide, y más tarde se dio cuenta de que era basura espacial hecha por humanos. Aquí & # 8217s un objeto etiquetado como WT1190F ingresando a la atmósfera de la Tierra al sur de Sri Lanka el 13 de noviembre de 2015. Imagen vía IAC / UAE / NASA / ESA.

En pocas palabras: un & # 8220asteroid & # 8221 descubierto en septiembre de 2020 se convirtió en una nueva mini-luna para la Tierra en noviembre. A principios de diciembre, la NASA confirmó que el objeto es un cohete perdido de la misión Surveyor 2, originalmente lanzado desde la Tierra hace más de 50 años. Ahora, 2020 SO está a punto de realizar una aproximación final a la Tierra. Eso & # 8217 sucederá el 2 de febrero. La noche anterior, el 1 de febrero, puede unirse a una visualización en línea de este objeto.


Jápeto fue descubierto por Giovanni Domenico Cassini, un astrónomo francés nacido en Italia, en octubre de 1671. Lo había descubierto en el lado occidental de Saturno e intentó verlo en el lado oriental algunos meses después, pero no tuvo éxito. Este fue también el caso al año siguiente, cuando nuevamente pudo observarlo en el lado occidental, pero no en el lado oriental. Cassini finalmente observó a Jápeto en el lado este en 1705 con la ayuda de un telescopio mejorado, encontrándolo dos magnitudes más tenues en ese lado. [12] [13]

Cassini supuso correctamente que Jápeto tiene un hemisferio brillante y un hemisferio oscuro, y que está bloqueado por mareas, siempre manteniendo la misma cara hacia Saturno. Esto significa que el hemisferio brillante es visible desde la Tierra cuando Jápeto está en el lado occidental de Saturno, y que el hemisferio oscuro es visible cuando Jápeto está en el lado oriental. El hemisferio oscuro se llamó más tarde Cassini Regio en su honor. [14]

Iapetus lleva el nombre del titán Iapetus de la mitología griega. El nombre fue sugerido por John Herschel (hijo de William Herschel, descubridor de Mimas y Encelado) en su publicación de 1847. Resultados de las observaciones astronómicas realizadas en el Cabo de Buena Esperanza, [15] en el que abogaba por nombrar las lunas de Saturno en honor a los Titanes, hermanos y hermanas del Titán Cronos (a quien los romanos equiparaban con su dios Saturno).

El nombre tiene una variante en gran parte obsoleta, Japetus [15] [16] / ˈ dʒ æ p ɪ t ə s /, [17] con forma de adjetivo Japetiano. [16] Esto ocurre porque no había distinción entre las letras ⟨i⟩ y ⟨j⟩ en latín, y los autores las interpretaron de manera diferente.

Cuando se descubrió por primera vez, Jápeto estaba entre las cuatro lunas de Saturno etiquetadas como Sidera Lodoicea por su descubridor Giovanni Cassini después del rey Luis XIV (los otros tres fueron Tetis, Dione y Rea). Sin embargo, los astrónomos se acostumbraron a referirse a ellos usando números romanos, siendo Jápeto Saturno V. Una vez que se descubrieron Mimas y Encelado en 1789, el esquema de numeración se amplió y Jápeto se convirtió en Saturno VII. Y con el descubrimiento de Hyperion en 1848, Jápeto se convirtió en Saturno VIII, que todavía se conoce hoy en día (ver denominación de lunas).

Las características geológicas de Jápeto llevan el nombre de personajes y lugares del poema épico francés. La Canción de Roland. Ejemplos de nombres utilizados incluyen los cráteres Carlomagno y Baligant, y la región brillante del norte, Roncevaux Terra. La única excepción es Cassini Regio, la región oscura de Japeto, que lleva el nombre del descubridor de la región y la luna, Giovanni Cassini.

La órbita de Japeto es algo inusual. Aunque es la tercera luna más grande de Saturno, orbita mucho más lejos de Saturno que la siguiente luna principal más cercana, Titán. También tiene el plano orbital más inclinado de los satélites regulares, solo los satélites exteriores irregulares como Phoebe tienen órbitas más inclinadas. Debido a esta órbita distante e inclinada, Jápeto es la única luna grande desde la cual los anillos de Saturno serían claramente visibles desde las otras lunas interiores, los anillos serían de borde y difíciles de ver. Se desconoce la causa de esta órbita tan inclinada de Jápeto, sin embargo, no es probable que haya sido capturada. Una sugerencia para la causa de la inclinación orbital de Jápeto es un encuentro entre Saturno y otro planeta. [18]

La baja densidad de Japeto indica que está compuesto principalmente de hielo, con solo una pequeña (

20%) cantidad de materiales rocosos. [19]

A diferencia de la mayoría de las grandes lunas, su forma general no es esférica ni elipsoide, pero tiene una cintura abultada y polos aplastados. [20] Su cresta ecuatorial única (ver más abajo) es tan alta que distorsiona visiblemente la forma de Jápeto incluso cuando se ve desde la distancia. Estas características suelen llevarlo a caracterizarlo como con forma de nuez.

Jápeto está lleno de cráteres, y Cassini Las imágenes han revelado grandes cuencas de impacto, al menos cinco de las cuales tienen más de 350 km (220 millas) de ancho. El más grande, Turgis, tiene un diámetro de 580 km (360 millas) [21], su borde es extremadamente empinado e incluye una escarpa de unos 15 km (9,3 millas) de altura. [22] Se sabe que Jápeto soporta deslizamientos de tierra o sturzstroms, posiblemente apoyados por deslizamientos de hielo. [23]

Coloración de dos tonos Editar

En el siglo XVII, Giovanni Cassini observó que podía ver a Jápeto solo en el lado oeste de Saturno y nunca en el este. Dedujo correctamente que Jápeto está bloqueado en rotación sincrónica alrededor de Saturno y que un lado de Jápeto es más oscuro que el otro, conclusiones confirmadas más tarde por telescopios más grandes.

La diferencia de color entre los dos hemisferios japetos es sorprendente. El hemisferio anterior y los lados son oscuros (albedo 0.03-0.05) con una ligera coloración marrón rojiza, mientras que la mayor parte del hemisferio posterior y los polos son brillantes (albedo 0.5-0.6, casi tan brillante como Europa). Por lo tanto, la magnitud aparente del hemisferio posterior es de alrededor de 10,2, mientras que la del hemisferio principal es de alrededor de 11,9, más allá de la capacidad de los mejores telescopios del siglo XVII. El patrón de coloración es análogo a un símbolo esférico de yin-yang o las dos secciones de una pelota de tenis. La región oscura se llama Cassini Regio, y la región brillante se divide en Roncevaux Terra al norte del ecuador y Zaragoza Terra al sur. Antes de que las sondas del espacio profundo pudieran realizar observaciones ópticas, las teorías sobre el motivo de esta dicotomía incluían un asteroide que se desprendía de parte de la corteza lunar. [24] Se cree que el material oscuro original proviene del exterior de Jápeto, pero ahora consiste principalmente en un retraso de la sublimación del hielo de las áreas más cálidas de la superficie de Jápeto. [25] [26] [27] Contiene compuestos orgánicos similares a las sustancias que se encuentran en los meteoritos primitivos o en las superficies de los cometas. Las observaciones realizadas en la Tierra han demostrado que es carbonáceo, y probablemente incluya compuestos ciano como el cianuro de hidrógeno congelado. polímeros.

El 10 de septiembre de 2007 el Cassini El orbitador pasó a 1227 km (762 millas) de Jápeto y devolvió imágenes que muestran que ambos hemisferios están llenos de cráteres. [28] La dicotomía de color de parches dispersos de material claro y oscuro en la zona de transición entre Cassini Regio y las áreas brillantes existe a escalas muy pequeñas, hasta una resolución de imagen de 30 metros (98 pies). Hay relleno de material oscuro en las regiones bajas y material ligero en las laderas de los cráteres que miran hacia los polos, pero no hay matices de gris. [29] El material oscuro es una capa muy delgada, de solo unas pocas decenas de centímetros (aproximadamente un pie) de espesor al menos en algunas áreas, [30] según las imágenes de radar de Cassini y el hecho de que impactos de meteoritos muy pequeños han perforado al hielo debajo. [27] [31]

Una mejor hipótesis es que el material oscuro está rezagado (residuo) de la sublimación (evaporación) del hielo de agua en la superficie de Jápeto, [26] [31] posiblemente oscurecido aún más por la exposición a la luz solar. Debido a su lenta rotación de 79 días (igual a su revolución y la más larga en el sistema de Saturno), Jápeto habría tenido la temperatura de superficie más cálida durante el día y la temperatura más fría durante la noche en el sistema de Saturno incluso antes del desarrollo del contraste de color cerca del ecuador. , la absorción de calor por el material oscuro da como resultado temperaturas diurnas de 129 K (-144 ° C) en la Cassini Regio oscura en comparación con 113 K (-160 ° C) en las regiones brillantes. [27] [32] La diferencia de temperatura significa que el hielo se sublima preferentemente desde Cassini Regio y se deposita en las áreas brillantes y especialmente en los polos aún más fríos. A lo largo de escalas de tiempo geológico, esto oscurecería aún más la Cassini Regio e iluminaría el resto de Jápeto, creando un proceso de fuga térmica de retroalimentación positiva de un contraste cada vez mayor en el albedo, que terminaría con la pérdida de todo el hielo expuesto de la Cassini Regio. [27] Se estima que durante un período de mil millones de años a las temperaturas actuales, las áreas oscuras de Japeto perderían unos 20 metros (70 pies) de hielo por sublimación, mientras que las regiones brillantes perderían solo 10 cm (4 pulgadas), sin considerar el hielo transferido desde las regiones oscuras. [32] [33] Este modelo explica la distribución de las áreas claras y oscuras, la ausencia de tonos de gris y la delgadez del material oscuro que cubre la Cassini Regio. La redistribución del hielo se ve facilitada por la débil gravedad de Jápeto, lo que significa que a temperatura ambiente una molécula de agua puede migrar de un hemisferio a otro en unos pocos saltos. [27]

Sin embargo, se requeriría un proceso separado de segregación de color para iniciar la retroalimentación térmica. Se cree que el material oscuro inicial fue arrojado por los meteoros de pequeñas lunas exteriores en órbitas retrógradas y barrido por el hemisferio delantero de Jápeto. El núcleo de este modelo tiene unos 30 años y fue revivido por el sobrevuelo de septiembre de 2007. [25] [26]

Los escombros ligeros fuera de la órbita de Jápeto, ya sea liberados de la superficie de una luna por impactos de micrometeoroides o creados en una colisión, entrarían en espiral a medida que su órbita decayera. Se habría oscurecido por la exposición a la luz solar. Una porción de cualquier material de este tipo que cruzó la órbita de Jápeto habría sido barrida por su hemisferio principal, recubriéndolo una vez que este proceso creó un contraste modesto en el albedo y, por lo tanto, un contraste en la temperatura, la retroalimentación térmica descrita anteriormente habría entrado en juego y exageró el contraste. [26] [27] En apoyo de la hipótesis, los modelos numéricos simples de la deposición exógena y los procesos de redistribución del agua termal pueden predecir de cerca la apariencia de dos tonos de Jápeto. [27] De hecho, se puede observar una sutil dicotomía de color entre los hemisferios anterior y posterior de Jápeto, siendo el primero más rojizo, en las comparaciones entre las áreas brillantes y oscuras de los dos hemisferios. [26] En contraste con la forma elíptica de Cassini Regio, el contraste de color sigue de cerca los límites del hemisferio; la gradación entre las regiones de diferentes colores es gradual, en una escala de cientos de kilómetros. [26] La siguiente luna hacia adentro desde Jápeto, que gira caóticamente a Hyperion, también tiene un color rojizo inusual.

El depósito más grande de material que cae es Phoebe, la mayor de las lunas exteriores. Aunque la composición de Phoebe se parece más a la del hemisferio brillante de Jápeto que al oscuro, [34] el polvo de Phoebe solo sería necesario para establecer un contraste en el albedo, y presumiblemente se habría oscurecido en gran medida por la sublimación posterior. El descubrimiento de un tenue disco de material en el plano y justo dentro de la órbita de Phoebe fue anunciado el 6 de octubre de 2009, [35] apoyando el modelo. [36] El disco se extiende de 128 a 207 veces el radio de Saturno, mientras que Phoebe orbita a una distancia promedio de 215 radios de Saturno. Fue detectado con el telescopio espacial Spitzer,

Forma general Editar

Las medidas triaxiales actuales de Jápeto le dan dimensiones radiales de 746 km × 746 km × 712 km (464 mi × 464 mi × 442 mi), con un radio medio de 734,5 ± 2,8 km (456,4 ± 1,7 mi). [6] Sin embargo, estas mediciones pueden ser inexactas en la escala de kilómetros, ya que toda la superficie de Jápeto aún no ha sido fotografiada con una resolución lo suficientemente alta. La oblatura observada corresponde a un período de rotación de aproximadamente 16 horas, no a los 79 días actuales. [11] Una posible explicación para esto es que la forma de Japeto se congeló por la formación de una corteza gruesa poco después de su formación, mientras que su rotación continuó disminuyendo después debido a la disipación de las mareas, hasta que se bloqueó por las mareas. [20]

Cresta ecuatorial editar

Otro misterio de Jápeto es la cresta ecuatorial que corre a lo largo del centro de Cassini Regio, de unos 1.300 km (810 millas) de largo, 20 km (12 millas) de ancho y 13 km (8,1 millas) de altura. Fue descubierto cuando el Cassini La nave espacial fotografió a Jápeto el 31 de diciembre de 2004. Los picos en la cresta se elevan más de 20 km (12 millas) por encima de las llanuras circundantes, lo que las convierte en algunas de las montañas más altas del Sistema Solar. La cresta forma un sistema complejo que incluye picos aislados, segmentos de más de 200 km (120 millas) y secciones con tres crestas casi paralelas. [37] Dentro de las regiones brillantes no hay crestas, pero hay una serie de picos aislados de 10 km (6,2 millas) a lo largo del ecuador. [38] El sistema de crestas está lleno de cráteres, lo que indica que es antiguo. La protuberancia ecuatorial prominente le da a Jápeto una apariencia de nuez.

No está claro cómo se formó la cresta. Una dificultad es explicar por qué sigue el ecuador casi a la perfección. Hay al menos cuatro hipótesis actuales, pero ninguna de ellas explica por qué la cresta está confinada a Cassini Regio.


Descubrimiento Editar

Janus fue identificado por Audouin Dollfus el 15 de diciembre de 1966 [7] y recibió la designación temporal S / 1966 S 2 . Anteriormente, Jean Texereau [fr] había fotografiado a Janus el 29 de octubre de 1966 sin darse cuenta. El 18 de diciembre, Richard Walker observó un objeto en la misma órbita que Janus, pero cuya posición no podía conciliarse con las observaciones anteriores. Doce años después, en octubre de 1978, Stephen M. Larson y John W. Fountain se dieron cuenta de que las observaciones de 1966 se explicaban mejor por dos objetos distintos (Jano y Epimeteo) que compartían órbitas muy similares. [8] A Walker ahora se le atribuye el descubrimiento de Epimeteo. [9] Voyager 1 confirmó esta configuración orbital en 1980. [10] (Ver luna coorbital para una descripción más detallada de su disposición única).

Historial de observación Editar

Janus fue observado en ocasiones posteriores y recibió diferentes designaciones provisionales. Pionero 11 Los tres detectores de partículas energéticas detectaron su "sombra" cuando la sonda sobrevoló Saturno el 1 de septiembre de 1979 ( S / 1979 S 2 . [11]) Janus fue observado por Dan Pascu el 19 de febrero de 1980 ( S / 1980 S 1 , [12]) y luego por John W. Fountain, Stephen M. Larson, Harold J. Reitsema y Bradford A. Smith el 23 de febrero de 1980 ( S / 1980 S 2 . [13] )

Editar nombre

Jano lleva el nombre del dios romano de dos caras Jano. Aunque el nombre se propuso informalmente poco después del descubrimiento inicial de 1966, [14] no se adoptó oficialmente hasta 1983, [a] cuando también se nombró a Epimeteo.

La Diccionario de ingles Oxford enumera la forma adjetiva del nombre de la luna como Janian.

La órbita de Jano es coorbital con la de Epimeteo. El radio orbital medio de Jano desde Saturno era, en 2006, sólo 50 km menos que el de Epimeteo, una distancia más pequeña que el radio medio de cualquiera de las lunas. De acuerdo con las leyes del movimiento planetario de Kepler, la órbita más cercana se completa más rápidamente. Debido a la pequeña diferencia, se completa en solo unos 30 segundos menos. Cada día, la luna interior está 0,25 ° más lejos alrededor de Saturno que la luna exterior. A medida que la luna interior alcanza a la luna exterior, su atracción gravitacional mutua aumenta el impulso de la luna interior y disminuye el de la luna exterior. Este impulso adicional significa que la distancia de la luna interior a Saturno y el período orbital aumentan, y la luna exterior disminuye. El momento y la magnitud del intercambio de impulso es tal que las lunas intercambian órbitas de manera efectiva, sin acercarse nunca a menos de unos 10.000 km. En cada encuentro, el radio orbital de Janus cambia en

80 km: la órbita de Jano se ve menos afectada porque es cuatro veces más masiva que la de Epimeteo. El intercambio tiene lugar cada cuatro años, los últimos acercamientos cercanos ocurrieron en enero de 2006, [15] 2010, 2014 y 2018, y el siguiente en 2022. Esta es la única configuración orbital conocida en el Sistema Solar. [dieciséis]

La relación orbital entre Jano y Epimeteo puede entenderse en términos del problema circular restringido de tres cuerpos, como un caso en el que las dos lunas (el tercer cuerpo es Saturno) son de tamaño similar entre sí. [ cita necesaria ]

Janus tiene muchos cráteres con varios cráteres de más de 30 km, pero tiene pocas características lineales. La superficie de Janus parece ser más vieja que la de Prometheus pero más joven que la de Pandora.

Janus tiene una densidad muy baja y un albedo relativamente alto, lo que significa que probablemente sea muy helado y poroso (una pila de escombros).

Funciones Editar

Los cráteres de Jano, como los de Epimeteo, llevan el nombre de personajes de la leyenda de Castor y Pollux. [17]

Cráteres Janian nombrados
Nombre Pronunciación griego
Castor / ˈ k æ s t ər / Κάστωρ
Idas / ˈ aɪ d ə s / Ἴδας
Lynceus / ˈ l ɪ n s iː ə s / Λυγκεύς
Phoibe (de Messenia) / ˈ f ɔɪ b iː / Φοίβη

Un anillo de polvo tenue está presente alrededor de la región ocupada por las órbitas de Jano y Epimeteo, como lo revelan las imágenes tomadas con luz dispersa hacia adelante por el Cassini nave espacial en 2006. El anillo tiene una extensión radial de unos 5000 km. [18] Su fuente son las partículas expulsadas de sus superficies por impactos de meteoroides, que luego forman un anillo difuso alrededor de sus trayectorias orbitales. [19]

Junto con Epimeteo, Jano actúa como una luna pastora, manteniendo el borde exterior afilado del Anillo A en una resonancia orbital de 7: 6. El efecto es más obvio cuando el Janus más masivo está en la órbita resonante (interna). [dieciséis]


¿Cuál es la masa misteriosa en la luna?

La cuenca del Polo Sur-Aitken (delineada) en el lado opuesto de la luna. La masa inusual está debajo de la superficie en esta área. Imagen vía NASA.

¿Qué se esconde debajo del cráter más grande de la Tierra y la luna # 8217 (de hecho, el cráter más grande de nuestro sistema solar)? Eso es lo que los científicos dijeron que les gustaría descubrir después de que se descubriera una gran masa inusual de material al acecho debajo de la cuenca lunar del Polo Sur-Aitken. Es un lote de masa, también, según Peter B. James, profesor asistente de geofísica planetaria en la Universidad de Baylor & # 8217s College of Arts & amp Sciences:

Imagínese tomar una pila de metal cinco veces más grande que la Isla Grande de Hawai y enterrarla bajo tierra. Esa es aproximadamente la cantidad de masa inesperada que detectamos.

Los intrigantes hallazgos revisados ​​por pares se publicaron por primera vez en la edición del 15 de abril de 2019 de la revista. Cartas de investigación geofísica. Del resumen:

La Cuenca del Polo Sur-Aitken es una gigantesca estructura de impacto en el lado opuesto de la luna, con un borde interior que se extiende aproximadamente 2.000 kilómetros [1.200 millas] en la dimensión del eje largo. La estructura y la historia de esta cuenca están iluminadas por datos de gravedad y topografía, que limitan la distribución de masa subterránea. Estos datos apuntan a la existencia de un gran exceso de masa en el manto lunar & # 8217s bajo la cuenca del Polo Sur-Aitken. This anomaly … likely extends to depths of more than 300 km [about 200 miles].

False-color map of the far side of the moon, showing the location of the unusual massive subsurface deposit beneath the South Pole-Aitken Basin. Image via NASA Goddard Space Flight Center/ University of Arizona/ Baylor University.

So what is this mysterious mass?

It is most likely metal of some kind, given its density and the fact that it is weighing the crater basin floor down by more than half a mile (0.8 km). An ancient asteroid impact would be a logical solution. Computer simulations of large asteroid impacts suggest that, under the right conditions, an iron-nickel core of an asteroid might be lodged into the upper mantle of the moon (the layer between the moon’s crust and core) during an impact, in this case the impact that created the South Pole-Aitken Basin.

Researchers analyzed data from spacecraft used for NASA’s Gravity Recovery and Interior Laboratory (GRAIL) mission to measure very small changes in gravity around the moon. As James explained:

When we combined that with lunar topography data from the Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), we discovered the unexpectedly large amount of mass hundreds of miles underneath the South Pole-Aitken basin. One of the explanations of this extra mass is that the metal from the asteroid that formed this crater is still embedded in the moon’s mantle. We did the math and showed that a sufficiently dispersed core of the asteroid that made the impact could remain suspended in the moon’s mantle until the present day, rather than sinking to the moon’s core.

The South Pole-Aitken Basin is estimated to have been formed about 4 billion years ago. The solar system was a very chaotic place back then, with collisions occurring between rocky and metallic bodies such as asteroids and young protoplanets – planetary embryos – on a pretty much regular basis. It seems quite feasible, then, that this is how the dense subsurface mass on the moon got there.

One other plausible theory, however, is that the mass might be a concentration of dense oxides associated with the last stage of lunar magma ocean solidification. It is theorized that the moon once had an ocean of sorts – not of water, but of magma, or molten rock – which then cooled and solidified. In the process, the oxides could have been deposited in this region, forming the large mass.

These scientists say an asteroid impact is still the leading hypothesis, however, and James referred to the South Pole-Aitken Basin as one of the best natural laboratories for studying catastrophic impacts in the early solar system.

Topographic map of the South Pole-Aitken Basin on the moon. Image via Goddard Space Flight Center.

The South Pole-Aitken Basis is the largest known crater in the solar system. Measured from outer rim to outer rim, it’s about 1,600 miles (2,500 km) in diameter and 8.1 miles (13 km) deep. It was named for two features on opposite sides of the basin: Aitken Crater on the northern end and the lunar south pole at the other end. The basin’s existence had been suspected since 1962, based on data from the Luna 3 and Zond 3 orbiters, but was not confirmed until the mid-1960s by the Lunar Orbiter program.

On January 3, 2019, China’s Chang’e 4 spacecraft landed within this basin, in the smaller and younger Von Kármán Crater. This was the first time that any spacecraft has landed on the far side of the moon. It has studied samples of material thought to have come from deeper within the moon’s mantle, excavated during the impact that created the crater. This is a unique opportunity to explore in detail not only the crater, but a small portion of the larger basin as well.

Peter B. James via Baylor University.

Bottom line: The massive dense deposit below the largest crater on the moon is a very interesting discovery, and may be metal left over from a huge asteroid impact 4 billion years ago.


Gravity changes along the Moon

Using detailed topographic information from NASA’s Lunar Reconnaissance Orbiter mission, Curtin’s Western Australian School of Mines (WASM) spatial scientists, Dr. Christian Hirt and Professor Will Featherstone, were able to reveal the fine structure of the Moon’s gravity field in brand new detail.

Dr. Hirt, who calculated the new gravity maps, said that the findings showed existing gravity models neglected approximately 50 per cent of the lunar gravity signal.

“The Moon’s gravitational pull is about one-sixth of the Earth’s. Our new lunar gravity map now shows, for the first time, how the pull of gravity changes from location to location over the rugged surface of the Moon,” Dr Hirt said.

“This reveals features of the lunar gravity field, including pockmark signatures, showing gravity accelerations are higher at the bottom of impact craters than the elevated crater rim, and revealing the strength and variation of gravity acceleration over the entire surface of the Moon.”

Dr. Hirt said the research to improve gravity field maps for the Moon came from an approach that was successfully tested on Earth and could also be used for other solid planetary bodies.

Dr. Hirt and Professor Featherstone’s research findings were recently published in the prestigious journal Earth and Planetary Science Letters (Issue 1. May 2012, Vol. 329-330, pages 22-30).


Moon's unusual gravity - Astronomy

The Moon is our nearest neighbor in space, but there are a lot of myths and misconceptions about it. Here are ten of them.

1. Didn't people used to think the Moon was made of green cheese — how silly, it's not even green.
In the 16th century green cheese was cheese that hadn't matured. It was rather moonlike, being circular, mottled and a creamy color. It's not likely that anyone really thought the Moon was cheesy, and it was a way of suggesting that someone was gullible. Today instead of expressing doubt with “Yeah, right,” you could say “Uh huh, and the Moon is made of green cheese.”

2. The “dark side of the Moon” never gets any sunlight.
The “dark side” of the Moon is the side that is never seen from Earth, oscuro significado unknown. More usefully, it's called the “far side“. As the Moon orbits, all parts of it get sunlight, but we always see the same side. Probes have studied it, but the only humans who've seen the far side with their own eyes are Apollo astronauts.

3. The same side of the Moon always faces us because the Moon doesn't turn on its axis.
It's just the opposite. La solo way the same side can always face us is that the Moon rotates once in the time it takes to orbit Earth once. This simple diagram shows how the Moon's rotation keeps the same side turned our way.

4. The phases of the Moon are caused by the Earth's shadow.
The Moon isn't in our shadow except during a lunar eclipse. It seems to change shape because as it orbits, the angle between us and the Moon and the Sun changes to give different views of the illuminated half of the Moon, as shown in this moon phase diagram.

5. Since the Moon is rarely blue, “once in a Blue Moon” refers to a rare event.
The English idiom does mean a rare occurrence. But a much earlier meaning was an event that never happens, or is obvious nonsense — rather like the green cheese. A modern meaning of a blue moon is the second of two full moons in a month, which happens every two or three years. This interpretation came from a misreading of a traditional almanac in which a blue moon was the third full moon in a season that had four of them. No one knows why such a moon would be “blue”. Atmospheric dust can make the Moon look blue, though the saying probably isn't about a Moon that's literally blue.

6. There is no gravity on the Moon.
If there were no gravity, there would be no Moon. Gravity is what holds heavenly bodies together. But gravity on the Moon is about one-sixth that on Earth. This meant that Apollo astronauts — even with heavy space suits — could jump and skip, but they didn't float.

7. There is more lunacy when the Moon is full.
The so-called lunar effect is well-known and medical staff and police attest to it. Nonetheless it doesn't seem to exist. An analysis of studies looking at a variety of behaviors — including crimes, psychiatric problems and suicides — didn't find anything related to the moon phase. Psychologists say that when we “know” something is true, we match what we see to what we expect. So people particularly notice certain events when the Moon is full without remarking on them at other times.

8. The Moon affects us because we are mostly water and the Moon's gravity causes tides.
Gravity itself doesn't cause tides. However the force of the Moon's gravity on the near side of Earth is greater than on the far side. It's the difference between these forces that causes ocean tides, so it works on a large scale. The difference between the Moon's force on your head and that on your feet is effectively zero. Not so, if you were diving into a black hole. The force on your head would be much bigger than that on your feet and you'd be stretched out like spaghetti.

9. When there is a supermoon the increased gravitational pull of the Moon triggers earthquakes, volcanic activity, extreme tides and severe weather.
The term “supermoon” was invented by someone with more imagination than understanding. The Moon's orbit isn't circular and a so-called supermoon is just a full moon at perigee, i.e., at its closest to Earth. One of these occurred on March 19, 2011. For the week around that date the number of earthquakes at or above 5 on the Richter scale was about average. There were no volcanic eruptions, unusual tides or severe weather events.

10. Apolo 11 didn't go to the Moon — it was all faked on a movie set.
There are claims that it was a hoax, but a notable lack of evidence. Dr. Phil Plait and others have looked extensively at these claims. I will just note that this was at the height of the Cold War. I could more easily believe that the Moon is made of green cheese than imagine getting a fake Moon landing past the Russians.

Referencias:
(1) Deborah Byrd, “When Is the Next Full Moon?” https://earthsky.org/astronomy-essentials/when-is-the-next-blue-moon
(2) Scott O. Lilienfeld & Hal Arkowitz, “Lunacy and the Full Moon”, Scientific American https://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=lunacy-and-the-full-moon
(3) Phil Plait, “Yes, We Really Did Go to the Moon!&rdquo https://www.badastronomy.com/bad/misc/apollohoax.html
(4) “Earthquake Facts and Statistics,” United States Geological Survey, https://earthquake.usgs.gov/earthquakes/eqarchives/year/eqstats.php and “Latest Earthquakes in the World 0 Past 7 days,“ https://earthquake.usgs.gov/earthquakes/recenteqsww/ (accessed 2011-03-23 00.18 UTC)

Copyright del contenido y copia 2021 por Mona Evans. Reservados todos los derechos.
Este contenido fue escrito por Mona Evans. Si desea utilizar este contenido de alguna manera, necesita un permiso por escrito. Comuníquese con Mona Evans para obtener más detalles.


Moon's unusual gravity - Astronomy

I noticed that out moon doesn't rotate as it orbits our earth. Is our moon the only moon in our solar system that doesn't rotate?

Be a little careful . . . the Moon does rotate. If you stood on the Moon, the stars would rise and set, just like they do on Earth, except that a lunar day is a month long, the same as the Moon's orbital period. The Moon rotates at just the right speed so that it always keeps one face pointed toward the Earth, which seems like a pretty big coincidence, doesn't it?

Your question is very interesting because the answer is that, no, the Moon is not unique. Almost all moons in the Solar System keep one face pointed toward their planet. (The only exception we know of is Hyperion, a moon of Saturn.) This tells us it's probably not a coincidence, that there is probably a razón for this to happen, a physical process that happens to most moons to slow their rotation.

That process is called tidal friction. You probably know that the Moon's gravity affects the Earth's oceans. Well, the Earth's gravity also affects the Moon. It distorts the Moon's shape slightly, squashing it out so that it is elongated along a line that points toward the Earth. We say that the Earth raises "tidal bulges" on the Moon.

The Earth's gravity pulls on the closest tidal bulge, trying to keep it aligned with Earth. As the Moon turns, feeling the Earth's gravity, this creates friction within the Moon, slowing the Moon's rotation down until its rotation matches its orbital period exactly, a state we call tidal synchronization. In this state, the Moon's tidal bulge is always aligned with Earth, which means that the Moon always keeps one face toward Earth.

Other planets raise tides on their moons, too, so almost all the moons in the Solar System are tidally synchronized. There's even one planet that is sychronized to its moon! Charon, Pluto's moon, is so large and so close to Pluto that the planet and moon are both locked into the same rotational rate. The Moon slows the Earth's rotation, too, but at a very slow rate, increasing the length of the day by a couple of milliseconds each century.

You might be wondering what's up with Hyperion. Gravitational interaction with other moons of Saturn cause Hyperion to tumble chaotically, so Saturn doesn't even get a chance at tidal synchronization before Hyperion's rotational state is changed by another moon. There may be other small moons that behave in this manner, as well, but it is difficult to measure the rotational periods of small moons around distant planets, so we don't know of any yet.

Esta página se actualizó por última vez el 18 de julio de 2015.

Sobre el Autor

Britt Scharringhausen

Britt studies the rings of Saturn. She got her PhD from Cornell in 2006 and is now a Professor at Beloit College in Wisconson.


Gravity lab discovered: A pulsar in a unique triple star system

(Phys.org) —An international team of astronomers using the Green Bank Telescope (GBT) has discovered a pulsar that is orbited by two white dwarf stars. Pulsars are rapidly rotating neutron stars that can be used like precision astronomical clocks. This is the first time that astronomers have found a triple star system that contains a pulsar, and the discovery team has used the pulsar's clock-like properties to turn the system into an unparalleled precision laboratory for studying the effects of gravitational interactions.

The necessary data came from an intensive observational program using several of the world's largest radio telescopes: the GBT, the Arecibo radio telescope in Puerto Rico, and ASTRON's Westerbork Synthesis Radio Telescope in the Netherlands. The team reports their findings in the online edition of Naturaleza on January 5 and will present them at the 223rd meeting of the American Astronomical Society in Washington DC on January 6.

All three stars orbit each other in a space smaller than the Earth's orbit around the Sun. This close proximity, combined with the fact that all three stars are much denser than our Sun, together provide the necessary conditions to test the true nature of gravity—in particular, the 'Strong Equivalence Principle' postulated in Einstein's theory of General Relativity. "This triple star system gives us the best-ever cosmic laboratory for learning how such three-body systems work, and potentially for detecting problems with General Relativity, which some physicists expect to see under such extreme conditions," says first author Scott Ransom of the National Radio Astronomy Observatory (NRAO).

West Virginia University graduate student Jason Boyles originally uncovered the millisecond pulsar—some 4,200 light-years from Earth, spinning nearly 366 times per second—as part of a large-scale search for pulsars with the GBT. To use the pulsar as a gravity probe, the astronomers needed to record as many of its pulses as possible. Then, by measuring how the 'tick of the pulsar clock' varied with time, they were able to determine the orbital geometry and the masses of the three stars.

"It was a monumental observing campaign," comments Jason Hessels, of ASTRON (the Netherlands Institute for Radio Astronomy) and the University of Amsterdam. "For a time we were observing this pulsar every single day, just so we could make sense of the complicated way in which it was moving around its two companion stars." Hessels led the frequent monitoring of the system with the Westerbork Synthesis Radio Telescope.

While the astronomers were busy processing hundreds of terabytes of data, they were also building a precision model of the system. "Our observations of this system have made some of the most accurate measurements of masses in astrophysics," says Anne Archibald, also from ASTRON. "Some of our measurements of the relative positions of the stars in the system are accurate to hundreds of meters, even though these stars are about 10,000 trillion kilometers from Earth" she adds. Archibald led the effort to use the measurements to build a computer simulation of the system that can predict its motions. Archibald and the team used techniques dating back to those developed by Isaac Newton to study the Earth-Moon-Sun system, combined with the 'new' gravity of Albert Einstein, which was required to make sense of the data. Moving forward, the system gives the scientists the best opportunity yet to discover a violation of a concept called the Strong Equivalence Principle. This principle is an important aspect of the theory of General Relativity, and states that the effect of gravity on a body does not depend on the nature or internal structure of that body.

Two famous illustrations of the equivalence principle are Galileo's reputed dropping of two balls of different weights from the Leaning Tower of Pisa (possibly an apocryphal story) and Apollo 15 Commander Dave Scott's dropping of a hammer and a falcon feather while standing on the airless surface of the Moon in 1971. Lunar laser ranging measurements, using mirrors left on the Moon by the Apollo astronauts, currently provide the strongest constraints on the validity of the equivalence principle. Here the experimental masses are the stars themselves, and their different masses and gravitational binding energies will serve to check whether they all fall towards each other according to the Strong Equivalence Principle, or not. "Using the pulsar's clock-like signal we've started testing this," Archibald explains. "We believe that our tests will be much more sensitive than any previous attempts to find a deviation from the Strong Equivalence Principle." "We're extremely happy to have such a powerful laboratory for studying gravity," Hessels adds. "Similar star systems must be extremely rare in our galaxy, and we've luckily found one of the few!"


Ver el vídeo: El descubrimiento inusual de China en la luna asombra a los científicos! (Octubre 2022).